Diferencias entre sala blanca y sala limpia

Fecha de publicación: 30/10/2020

Ahora más que nunca es importante conocer profundamente las salas blancas, hoy en día son muy necesarias para mantener un nivel de higiene y seguridad óptimo en cualquier empresa. Las salas blancas son las instalaciones donde todo está pulcro, la gente se descontamina antes de entrar y se ponen mascarillas, guantes y trajes especiales. Muchos les dicen salas blancas, otros salas limpias pero…¿Hay alguna diferencia o son lo mismo? 

 


Hay quienes afirman que la principal distinción entre ambas se encuentra en la pureza del aire o, lo que es lo mismo, en los sistemas de ventilación y filtrado con los que cuentan. Siguiendo esta teoría, las salas blancas determinarían la limpieza del entorno a través de contadores de partículas, mientras que las salas limpias no eliminarían las partículas en suspensión que afectan a la producción.

Las salas blancas o salas limpias, lo cierto es que ambas sirven para controlar los contaminantes del ambiente -especialmente las partículas en suspensión-. La medición de la contaminación del entorno, por tanto, es crucial en las salas blancas –o limpias-. Dependiendo del número de partículas en suspensión por metro cúbico de aire permitidas en cada recinto, estos se subdividen en nueve tipos diferentes. La ley que lo regula es la llamada ISO 14644-1

Dependiendo de la criticidad del proceso y de lo establecido en las diferentes normativas, de acuerdo al proceso de fabricación, se fijan distintos niveles de especificaciones técnicas para su correcto funcionamiento.

Otro punto importante que las define es la delimitación de las zonas de trabajo. En las salas blancas, los procesos de trabajo se llevan a cabo en espacios delimitados previamente de forma arquitectónica para garantizar la limpieza y seguridad, como por ejemplo evitando la acumulación de polvo en las esquinas. En las dos se deben cumplir unas estrictas directivas de limpieza, y tanto los materiales como las personas que entran en ellas están sujetos a estas medidas.


Salas Blancas

Las Salas Blancas o de Ambiente Controlado son un instrumento imprescindible en determinados procesos de producción e investigación. Por ejemplo, en la Industria Alimentaria la contención de partículas y la contención bacteriológica son requisitos imprescindibles para la garantía de calidad del producto.

En realidad, no existe ninguna diferencia entre salas blancas y salas limpias, pese a que haya quien considera que las primeras van un paso más allá en la eliminación de los contaminantes y sus instalaciones son más sofisticadas. Por lo único que deben preocuparse las empresas que estén pensando en remodelar sus salas de producción es en informarse sobre los diferentes tipos de salas que existen dentro de la norma ISO 14644-1.

¿Qué conseguimos con la instalación de una sala blanca?

- Exclusión microbiana: para prevenir la contaminación de materiales estériles, componentes y superficies en operaciones asépticas.
- Limitación microbiana: en las zonas ocupadas próximas a operaciones asépticas, para minimizar la introducción de contaminación en la zona de exclusión.
- Exclusión de partículas: asociada a menudo con la exclusión microbiana, también se aplica independientemente para materiales lavados antes de su esterilización.
- Limitación de partículas: para reducir la carga de partículas en elementos antes del lavado.
- Excluir la contaminación cruzada: para prevenir la contaminación de un material o producto con otro.


En EcoFred, somos especialistas en la instalación y mantenimiento de salas blancas desde 1991, consulta nuestras soluciones



Comentarios

    Sin comentarios por el momento

Deja tu comentario

Categorías