¿Cómo elegir la puerta de la sala blanca?

Fecha de publicación: 21/01/2021

Las puertas son una parte importante de una sala limpia porque son responsables de sellar el ambiente controlado. Si no funcionan correctamente, el riesgo de contaminación de la sala limpia es mayor.

 

Tipos de puertas para salas blancas

Para asegurar que la sala limpia se mantenga dentro de los límites requeridos, se debe seleccionar el modelo de puerta adecuado a cada sala para minimizar el número de partículas que pueden ingresar.

 

Existen cuatro modelos principales:

 

  • Puertas abatibles: Este tipo de puertas se puede equipar con todo tipo de mecanismos de cierre y automatismos, así como de diferentes dispositivos de control de acceso. Los acabados más comunes son revestimiento de resina fenólica, chapa lacada, vidrio u acero inoxidable, especialmente pensados para evitar la acumulación de polvo y facilitar su limpieza y desinfección. Sin juntas visibles para evitar la acumulación de suciedad, y resistentes al agua y a la humedad.

 

  • Puertas correderas: Este tipo de puertas están especialmente aconsejadas para zonas en las que el uso de puertas abatibles no es posible por falta de espacio. Cuentan con un sistema de apertura con ausencia de carril en el suelo, para evitar los focos de acumulación de suciedad, y permite el paso de carros y personas sin ningún impedimento físico.

 

  • Puertas enrollables: Están especialmente concebidas para los entornos limpios y con frecuencia de paso elevada. También se usan en zonas con falta de espacio. Se caracterizan por ser de apertura rápida y automática, para facilitar el tránsito continuo de personal y materiales. Aunque en caso de fallo, también están provistas con un sistema de apertura manual. Están preparadas para soportar las diferencias de presión entre salas contiguas. La lona suele ser completamente lisa, para facilitar su limpieza, y se pueden añadir mirillas del mismo material impermeable pero transparente, para poder ver a través de él.

 

  • Puertas herméticas con juntas hinchables: Estas puertas son específicas para áreas que necesitan total estanqueidad. Suelen estar provistas de una junta neumática para conseguir el aislamiento entre la sala y la antesala. Son idóneas para las zonas de alta contención biológica y manipulación de productos. La mirilla o ventana de visualización es opcional, y suele ser de vidrio para facilitar su limpieza y desinfección.

 

En Ecofred instalamos la primera sala blanca en el CNM en el año 2000, basándonos en nuestra experiencia queremos aconsejarte para que puedas escoger el tipo de puerta de sala blanca que necesitas. 

 

Puertas fáciles de instalar

Debe tenerse en cuenta la dependencia del sistema de puertas de sala limpia. Muchos fabricantes venden puertas que solo pueden integrarse en sus propios sistemas. Esto hace que sea difícil cambiar los parámetros en la instalación sin comprometer la integridad de la puerta de la sala limpia. Sin embargo, la puerta independiente del sistema se puede instalar en cualquier sala limpia, independientemente del fabricante.

 

Superficie plana para mantener la higiene

Siempre se recomienda elegir una puerta que sea completamente plana en ambos lados. Si no hay borde que permita que el polvo se asiente, es muy fácil de limpiar y mantener una buena higiene. La mejor opción es una puerta con ventanas empotradas que esté completamente al ras con la pared de la sala limpia.

 

Alta estanqueidad

¿Qué nivel de hermeticidad apropiada debe tener la puerta? Desde Ecofred recomedamos una cifra aproximada de 3,5 m3 / hm2 medidos a una presión de 200 Pa . 

 

Resistente y con grosor

Es mejor elegir una puerta que sea resistente a la flexión y a los golpes. Recomendamos un grosor de 60 mm para proporcionar resistencia y fiabilidad en la mayoría de los entornos industriales. El aluminio es un material particularmente duradero.

 

Puertas resistentes a la limpieza

La sala limpia debe limpiarse estrictamente con varios productos químicos todos los días para garantizar un alto nivel de higiene. Como cualquier otra superficie de sala limpia, la puerta debe poder resistir el uso regular de cualquier producto de limpieza y debe evitarse cualquier reacción entre la puerta y los productos químicos.

 

¿Y el cierre?

Si existe el riesgo de un corte de luz, las cerraduras mecánicas pueden funcionar igual de bien que los sistemas electrónicos. En el caso de una jerarquía en los niveles de acceso, considerar un sistema de tarjetas puede funcionar mejor – de esta manera puede dar diferentes autoridades a sus empleados. Las puertas automáticas se abren con sólo pulsar un botón y se cierran automáticamente, lo cual es muy conveniente. Los sistemas de cerradura electrónica garantizan la máxima seguridad con un control de enclavamiento y bloqueo.


 

Vidrio de seguridad

En una sala limpia, la seguridad es lo primero. Por lo tanto, cada parte del producto debe diseñarse para cumplir con los más altos requisitos de seguridad. Las puertas de las salas limpias están equipadas con cristales de seguridad a prueba de rotura, lo que significa que si la ventana se rompe, permanece en su lugar y no hay riesgo de dispersión.

 

Superficie antiestática

La superficie antiestática asegura que la puerta no atraiga polvo y micro-contaminantes. Para mantener la sala limpia lo más higiénica posible, todas las superficies, incluida la puerta, deben ser antiestáticas.


En Ecofred instalamos todo tipo de salas blancas para nuestros clientes, nos ocupamos de diseñar salas blancas de la mejor calidad adaptadas a cada espacio. ¡Consulta nuestras soluciones!



Categorías